miércoles, 11 de enero de 2012

00-01-10 ESCRITOS DESDE EL ESPEJO

Estaba en la clase de 6to. año y no es la 1a. vez, tengo el recuerdo de estar ahí en otro sueño. La maestra salía y todos estabamos inquietos, incluso pasado un rato llegó una persona a manera de prefecto o algo así a observar  a buscar dónde estaba nuestra maestra, yo me puse impaciente y lancé  mi mesa-banca al aire cantando la canción de Pink Floyd, luego me puse a tocar guitarra, más tarde llegó la Maestra de guitarra y nos preparamos para reanudar las clases...

No se exactamente porque pero me encontraba en un edificio combatiendo contra guerreros poderosos, alg así como guerreros para entrenamienti o capturados, no lo se, el hecho es que eran muy hábiles y capaces pues rebanaban a los contrincantes aunque fueran dos al mismo tiempo. Yo estuve ahí combatiendolos y era tarea díficil, había que tener extremo cuidado, solía cortarles la cabeza en lo posible y sucedió que a uno muy poderoso lo degollé sin embargo se fue caminando con la cabeza apenas puesta, eso me asustó bastante, él se acercó a unos monjes delgados y rapados, lo consolaron y se compadecieron llorando con él. Yo me sentí mal y fui a una ventana y decidí salir volando y huir, con una sensación de que irían trás de mi, al principio mi vuelo no fue muy fluído pues necesitaba corrientes de aire caliente subiendo, por lo que empecé a volar con una técnica de avance por visualización, pase montañas y pastizales, hasta que comenzó a obscurecer, llegué a un bosque muy bonito, los árboles permitían volar ayudado por las ramas y a través de ellos, incluso pase por caminos agrietados entre la montaña cubiertos de hojas secas y vi edificaciones, me acerqué y me asomé por la ventana y me topé con vestidores repletos de atuendos y prendas de mujer, también los vi en lazos para colgar ropa.    Continué con un camino por el bosque pero al ir entre los árboles sentí que me agarraban por un pie, me asusté mucho pues creí que me capturaban, hasta que me percaté de que eran primates por todos lados que incluso tenían sistemas de redes de cuerdas para poder desplazarse por donde no habían árboles. Pasé lo más rápido que pude y seguí por una ciudad con casas muy bonitas hechas como de barro, en colores rojos y azules, de formas redondeadas, salté un rato sobre ellas avanzando de casa en casa, pero de inmediato sentí lo agotador y desgastante que resultaba en comparación de ir volando o colgandose y volando.
De pronto llegué a un bosque pero sin muchos árboles, los pocos que habían estaban llenos de unas hormigas como de cinco centímetros de largo, por lo que tenía que correr muchosobre todo por que habían también muchas arañas, o más bien dicho tarántulas como del tamaño de perros y tenían patas peludas semejantes al velcro, pues se adherían al contacto y te tenías que safar lo más rápido posible, mis movimientos eran lo más ágiles posibles para escabuirme de tan tremendas alimañas, hasta que me acerque a un edificio a donde me dejaron entrar unas niñas, a las cuales les dije sus nombres, pues de algún modo los sabía, era algo así como una escuela pues tenían actividades por el estilo............

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTENDER

El que tiene que entender es el entendido.

El que no entiende quiere ser entendido (por el que entiende) para luego pre-tender entender.

Entiendo que el proceso de entender al entendido es la Unidad del ser que tiende a si misma, despues de haberse distendido.

Cualquier malentendido surge de un desentendimiento de la Unidad en expansión del SER [(ente) (tendido)]

¿Entendido?